jueves, 31 de diciembre de 2015

Close To Me

Millones de ídolos de barro y venían por mí. A regocijarse en la coyuntura del campo y de la savia de cualquier prudencia.

Apóstoles y adalides, a posteriori de mí único destino.
Nunca la sinceridad podría desmitificarme.
Cerré, y encontré mí lápida. 

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Ostras para calmar la libido

Eran bastantes las suposiciones a propósito de qué la libido definiría el mundo. Yo, casi esclavo de la estética que imponía recordar para eternizarse y sorprenderse, me deje ir. Me convidaron ostras apetecibles de esas que fluyen por la re-interpretación del mar, y por magia me embravecí.

Yo quería de vez en cuando, en todo caso calmar mi ego. No decirle a mi carne inteligente que no sabía absolutamente nada, de los problemas climáticos y antisociales. Pero tuve que callarme. Por la propia consideración de las ostras.




Los Anteojitos Verdes Del Presidente

 Miope el susodicho del comité que nada decía sobre sus viejas artimañas de estrategia  comunicacional. Aunque, aún así, era beneficioso hundir a una región entera para luego restaurar  la paz en nombre de su Dios o de alguna otra conceptualización económica.

Yo era bastante incrédulo. Lo suficiente cómo para aprender a observar la ingratitud entre los vínculos más personales. Y me hablaban de ideología e incluso, de injusticia divina.

Siempre dude de mí, de mi confianza. Pero de mi alma hermosa, simplemente la deje brillar.


La Desconfianza Necesaria Para No Pagarte

No era que te tenía desconfianza o que me lleve por dichos de terceros.
Mi timidez e ignorancia superaban en creces a poder considerarme en altura de circunstancia y tratarte sin prejuicio o malos entendidos.

Y sí, pagarte con mal no lo iba a realizar. Tarea de resentidos.


Ciática Resolutiva

La ciática me jugaba bien. Nunca con trampa. Y eso era para merecer en cierto sentido, mi afecto. La resolución del conflicto pasaba por otro lado.
Nunca una comunidad vocacional podría ser feliz sin el dinero necesario.
No hacia falta expresarlo. 

Me Fui. Me fui con la ciática esperando se enternezca dentro de mis piernas.

martes, 29 de diciembre de 2015

Recomendaciones Para Una Nación Desunida

Querían una nación que pudiera superarse a sí misma pero no tenían ni el mínimo interés de aportar recursos para re-direccionarlos en esa vía.

Era tontísimo y a la vez cínico, creer que sólo deseando y no procurando un bienestar general, un territorio entero podría desplegarse en sus más bellas formas. Había que poner inversión genuina. Reconducirla y regenerarla. Obvias ideas perimidas dentro de la historia.

Pero yo quería en ese sentido un estratagema. Un estratagema de lucidez lleno de teorías y prácticas que puedan direccionarse bajo tales términos. 

El resto era furia. Insolencia.
Chabacanería. Conceptualizar soberanía y no tenerla.

No querían los alquimistas perpetrarse en sus bases con tales argumentos. Eso. Un amor entre las pampas.

El Mapita De Los Clientes Perversos

Yo sufría mucho con las indicaciones dadas de manera turbia y falsa.
Nunca pude saber realmente porque entre ellos se regordeaban en esos intersticios de decir lo simulado y ficticio. Supongo que en la falsa política, habría algo de la fría idea de indicar lo incorrecto.

Y tuve que estremecerme entonces, cuando me explicaban entre dudas y cantos que a través de  esas indicaciones incorrectas encontraríamos al mismísimo Padre del Reino de los cielos. Yo tenía un mapita bello y resplandeciente para augurarme, el amor final de mi vida.

Pero era cierto. Dejé de sincronizar la simulación del fraude y volví a la nada.

Supe de mi inocencia perversa y morí.




lunes, 28 de diciembre de 2015

Pánico De Un Amor No Correspondido

Tenía que llorar porque hacían lo contrario a lo que se estipulaba como divino. Ciencia degrada y contaminación del ambiente. Pero según el veredicto popular: ¿era necesario realizar el mal para restaurar el bien?.


¿ Ésto era así?.

Así navegaban sus pasos. Bajo ese lema parasitario. Y el pibe boqueaba y boqueaba.

Yo no iba a cambiar sus modos de ser. Ni yo, ni los arrogantes de clase.

sábado, 26 de diciembre de 2015

El Beso Ante La Incapacidad De Juzgar

La guerra era una sensación dichosa y nunca los pueblos se sentían caducos, ante tamaña posibilidad de expresarlo. Y eso era virginal para algunos pobres meticulosos del saber (Dios se sabe solo). No grandilocuente, sólo y aparecido de abstracto .

y en eso axiomas, incapaces de demostrarnos la veracidad absoluta, reíamos y mostrábamos la tenacidad del sueño. Amarnos sin saber por qué. 

jueves, 24 de diciembre de 2015

La Arañita De La Dilucidación

Yo consideraba siempre lo equivocado. Iba último en la apreciación del sexo sin amor y eso era antipático. No importaba, entonces para dilucidar lo que la araña sistemática del mundo perpetraba porque ello ya era parte de la moraleja.

Yo era uno de los tantos que sabían de cualquier ley, alguna que otra religión, la filosofía profunda olvidada, y el resto de los dichos de Dios que me llegaban por intuición superlativa. Para el amor, todo eso no me servía de nada.


Consideraba lo superfluo, la libido y el ecosistema de un mejor mundo que desconocía. Iba a la noche y me estremecía.

Espiritualmente, no hacía caso a nadie. No sabía de eso ni de la armonía de las fuerzas del chakra, anquilosadas.

Había arañita del conocimiento. Que tonto.




miércoles, 23 de diciembre de 2015

La Presunción Del Sacrificio

Ya tenías todo dicho pero seguías mintiendo. Se suponía que tenías una posición política de izquierda, al menos eso decían los informes fidedignos.
Y que entonces, no te caían en aprecio los militares.

En rigor, habían algunos que trataban de dilucidar la supuesta autoridad moral que tenías para hacerte trizas de un momento a otro.

Yo ni sabía de los espías. Se entrometían en todo y usualmente con ganas de juzgar en sus descubrimientos las acciones del resto.

Había olor a tufillo narco favorecido y de eso no esgrimían precepto.

Nunca iba a enamorarme de tal manera, de la verdad, por sí las cosas. Sí ni la había.

martes, 22 de diciembre de 2015

Acto Disposicional, Sustancia Física

Había un panóptico que observaba con lujo de detalle la vida de los pobres. Se hacía tumultoso distinguir el verdadero contralor y eficacia, cuando se embriagaban de sus observaciones.

Y se hacía evidente que no querían poner coto a la recopilación de datos ficticios y desacreditar al propio fundamento de la calle.

Paciencia y una constancia menor. Enhorabuena del acto. 




sábado, 19 de diciembre de 2015

Corazón Frívolo Y Desencantado

A fin de cuenta no tenías mucho entusiasmo en superar la valla de la adversidad propuesta por la propia idea de vivir en sociedad. Te lastimaba cómo a cualquier otro, la idea de creer lo injusto como un castigo necesario para darnos cuenta qué no eramos inmortales, y sin necesidad del prójimo. 

(Porque no sabías que quedaba algún sentido, el alma te quedaba estupefacta).

Germinaba una praxis del amor abstracto.  Y por fuera de la construcción de las redes. Igual te tensaba el clima de afecto, por no comprender la idea bella de la intensidad de la sangre.

Una sangre que demostraba la consideración de existir. De existir y lograr la felicidad de la carne. Al mismo nivel del mundo. Al mismo corazón frívolo y desencantado.


jueves, 17 de diciembre de 2015

Hombres Probos Desbarrancados

Yo solía distinguir entre lo que apetecía mi alma y lo que me sugería el bienestar de algún resto de la sociedad. 

Cosas bellas y de índole arbitrarias, eran lo común para los que confiaban en superar el arrepentimiento del ser.

Aunque era cabizbajo el pendejo que creía que Dios era un invento más, metafísico y funesto. Por ello, yo nunca quise parecerme a esos hombres probos y desbarrancados que juraban por la idea superlativa de justamente Dios, y luego se veían con el engaño.

El deseo de la probidad viciada de contenido no me servía.

Juraba y rejuraba que me había equivocado en enjuiciar cuando no era quién. Pero lo hacía. Hombres probos desbarrancados.

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Punto, Cuando La Felicidad Era Plena

No era en vano cuando te dije que el tipo conceptual de la medicina holística no funcionaba cuando el soberano se implicaba de fraude.

Y tampoco era en vano almidonarse un poco, para decirle al futuro que fuimos felices por nuestra propia capacidad de serlo. Es decir, nunca inducidos a festejar lo que no comprendíamos y tener que interpretar lo que nos imponían. 

En fin. Tenía vértigo el pasaje hacia la instancia mayor. Me quedaba un tic y no sabía si era por la inversión del sistema. Así, en esas ideas temblorosas de cosas que no entendíamos sufríamos el punto.

lunes, 14 de diciembre de 2015

La Eficacia Del Rey Imaginario

Empleaba varias consideraciones inoportunas al establishment de la incredulidad. Al sosiego del amor real, había requisitos que ningún juez del mentado apocalipsis podría infular como eficaces.

Yo lo adoraba a ese rey imaginario que pasaba partes de guerra a posteriori de los hechos incausados.

Y al final de su cosmovisión, evolutiva. Tentaba a los pájaros a dilucidar su sugerencia de felicidad creíble.

Catarsis, daba el groove del ser.

domingo, 13 de diciembre de 2015

Los Burreros

Auguraba el ex- Militar, algunas de las contradicciones básicas que implicaban considerar un cambio nuevo. Sustentado en directrices superfluas que no desmenuzaban a fondo, las mil formas de la implosión de la carne.

Eso era, para los burreros que pretendían del papel, la mayor participación de sus ganancias.

No teníamos ni los mínimos requisitos de sabiduría para enfrentar la soledad de un pesebre sin gracia. Pero nos reíamos. Nos reíamos y alardeabamos de la superación de la tierra.

Le preguntaba inmensamente a mis padres si desconfiaban de la fuerte intensidad de Dios. No podían imaginarse otra historia.

viernes, 11 de diciembre de 2015

Amnistía Para El Pedante

Teníamos varias significaciones deterioradas y no había manera de sustituirlas. Por eso me detenía en observar el yerro. No pretendía entonces, en aras de la magnificencia decirle al prójimo que estaban obligados a cultivarse y esgrimir autocríticas de lo que nunca comprendieron.


Dios y sus discípulos no eran capaces de perdonar lo que varios ignorantes se impedían de dilucidar. ¿Entonces qué?

Yo me iba al fuego del infierno pero vos me amabas. Yo lo sabía, vos me amabas con un corazón notable y sin el ardid de adularme.

Decías significación y yo ya no sabía.












miércoles, 9 de diciembre de 2015

Te Dijeron Cosas Malas De Mí

Era inteligible. No podía saberlo. Horrorizaron gran parte del discurso jurídico para acrecentar las distancias concomitantes del sistema.

Al parecer frívolo y torpe en las cosas que te interesaban seriamente, perdí la posibilidad de hacerte feliz de la manera que merecías y eso ahora me duele.

Yo nunca iba a enamorarte en el sentido que imponía el mundo y tener que avasallarte en tu decisión más propia.

Pero eras así. Te decían cosas malintencionadas de mí y las creías así, así porque sí. 

Era el viento para colmo lo que te seducía y amabas. Cosas de entonces. Cosas sin sensación de verdad.


lunes, 7 de diciembre de 2015

El Avestruz, Cero Implicancia De La Modernidad

Estaba convencido entonces de que me pertenecías. Habían intereses de por demás, opuestos en mi mente que cabalmente me insinuaban que iba a quedar con mucha desazón. 

Era un incrédulo convencido de la posibilidad de amar ante cualquiera de las circunstancias que disminuyeran mi ser.

Tenían razón encima. Aquellas suspicaces despechadas que no volvieron a considerar mi nombre, ni por casualidad ni conveniencia.

Y yo, cero indignación. 

viernes, 4 de diciembre de 2015

Chico Americano Y Feliz

Yo creía en la virgen, lo supe desde el primer momento. Después me engaño. Me engaño obviamente por el propio despliegue de la historia. Quedé con el as y siempre resentido. No quería de las explicaciones furtivas que implicaban aceptar el error de mi vida. 

La amaba aunque debía soportar todo el prejuicio de clase cuando murmuraban que ella, no sabía nada del mundo y decía sólo de la experiencia.

Yo me veía feliz y augurando el desenlace de la virgen terrenal y ficticia. La enamoraba de ideas bellas y posiblemente superlativas. En rigor, renegaba de mí y de la incomprensión del feedback.

La amé. Digno del amor y su revolución.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

El Mañanero

Me entrometí en la pelea para capitalizarte el desarrollo de la intromisión de la parte errada.

Cosa de abogaditos bien. Pero era  incierto que la vaca mendiga  nos dijera la verdad. Aunque no nos importaba.

Secreteaban que se adeudaba un plus y los latigazos se sentían ya sobre mis virtudes.

¿Daba para hablar?.

Anoche soñaban con tomar el poder de los incrédulos y acaso, permitirse un rato de amor pasajero.

Unitario de todas maneras, el disco que me halagaba en el talento de domar preceptos no científicos.

No lo supe.

Había obligación de inmolarse y negar cualquier sabiduría que nos muestre blanco de los contricantes.

Yerro. Amaba a los espías.


lunes, 30 de noviembre de 2015

Al Lado Cuántico

Teníamos una circunstancia ficticia que no nos favorecía. Había que extinguirla, depurarla. Hasta su pleno núcleo de aparición. Yo ya te idolatraba al vencer casi por tu cuenta al lado más manifiesto de la hipocresía social y económica.

Pero no alcanzaba. Necesitábamos el control y protección de llanamente, las ideas básicas de la ciencia que revolucionaría el mundo.
  
¿Por qué adular al misterio de la sincronización?. La trampa la generaban ambos lados de la histeria violenta y desapercibida.

Nos fuimos de la especificidad del relato. Entonces no nos favorecía.
Suculento considerar qué integrabas sin desaires de clase. Incluso, sedujimos a varios de los traidores de Dios, provistos de la ignorancia y necesidad necesaria. 

Firmamos el pacto.

domingo, 29 de noviembre de 2015

Al Halo De Las Traiciones

Era una fuerte consideración decirte que habías engañado a tu hermana con el verdadero amor olvidado de su vida.

Lo sabías y lo omitías desinteresadamente. No me importaba igual, juzgarte al ritmo de una sociedad que no valía a la sintonía de mi autoridad moral.

Eso entonces no te iba generar problemas de alcurnia, en cómplices que se subordinaban a lo que el utilitarismo mediático imponía.

Había fuerte apuesta para que le ganes a dios. básicamente, al infortunio de sus consideraciones. 

Eso no des-legitimaba que las menage a trois, terrorista, las hicieras para que te envidiará.

Pero quería de tí. Fuerte y resplandeciente.




El Decodificador De Las Antiprincesas

Tendrías que hablar con tu ex. Necesariamente y por decantación de los averiguadores, ella te diría la verdad. No hace falta seguir simulando que no te interesaba el amor sino, la conveniencia de ese amor.

No tenías ni razón ni justicia. Sólo prejuicios e ideas de mí, construidas a gracia de algún adinerado servil con intenciones doblemente ocultadas.

Eras apenas, un fragmento de la clase disuelto en las ideas bellas del sistema. Y tercamente, no querías hablar con tu ex.
Ingenuo.

Perdóname por la abreviación del acto.

viernes, 27 de noviembre de 2015

La Fantasia Del Hechicero


Caballos. Timidez y verguenza por algo desconocido y no potable. Risas y motividades para gemir hipnóticamente.

Caballos sin el montar adecuado. Falta de interpretación del inconsciente y sus correctas consecuencias.

Fauna que viene al trote del decodificador. Otrora, corte de especias para el subalterno.

Yo te quería. Fantaseaba de los libros trágicos y no encontraba su significado. Gemía. Buscaba mística y ningún gurú. 

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Grupo

Nunca te iba a culpar por la maldad que hacías al resto cuando te convenía. Para decirte semejante ignorancia, antes decididamente te enviaría a esas zonas ingratas, donde los falsos terroristas hacen de las suyas.

No podía tener rencor de clase. Era insuficiente en ese aspecto. Además, alma y vida para un destino grandioso y de bajo perfil en mis ciencias. 

Esa era la conceptualización del conocimiento dado a priori para que yo, en esos instantes, me vanagliore de tí.

No había nada de perdón para los que adulaban en nombre de la verdad y vos lo sabías. Veías a Dios en sueños y te llamabas a silencio. te cabía entonces, la profundización del sistema.

Compulsión

Excusas Del Histerión


Teníamos que desprestigiar la teología, era palpable. Al sexo en plenitud, sin el mito de la procreación no le iba a entrar. Tenía sentidos.

Pero no me interesaban cuando me mentían de la verdad y eso generaba el displacer de la carne. Excusas también, para los dueños del furor del amor.

No. Nunca ibas a reconocer que abstractamente no existías y que torpemente cometías tropelías para desencajarte del sistema punitivo.

Eso era lo que decíamos cuando liquidábamos el pensamiento de la frivolidad y la complicada proliferación del misterio. (Haberte visto y amado).

Hablé con quienes auguraban, eran especiales. Los versos de la filosofía y la gracia de la misericordia no los tentaban. 

Teología del lugarteniente.




jueves, 19 de noviembre de 2015

Peces En El Pelo, Analítica



Yo entonces ya había premeditado la sustancia ficticia. Pero no iba a inspirarme en conceptualizaciones victorianas cuando aún se desgarrraba la mutilación de la historia.

Decidí victimizarme, lo que simulaba el sistema. El rol idea de los fines sin resultados ya no me convenía. A pronto de la perfidia de las mujeres sin ego no iba a conjeturar decisiones blandas en dichos sin la frialdad necesaria.

A Dios nada. Mantra de reconocimiento y el futuro ya será. 




martes, 17 de noviembre de 2015

Hackers, Ningún Morbo

La obra de gran envergadura no se logró cuantificar. No era lógico. Había decenas de justificaciones reclamando el acceso a esa información privilegiada.

Días pasados, hechos escabrosos marcaron el fin del sismo y la mentira nuclear. No importaba mucho entonces. Ningún ser con ideas de trogloditismo obtuso iba a dejar de existir porque se imponga la estrategia del ciberactivismo.

Venían y me adulaban con videntes de las más disciplinadas ciencias ocultas, descerebrando a cualquier deseo de manifiesta honestidad.

¿Qué morbo era hackear a un presidente inauténtico sí ni siquiera sabía de una voluntad empeñada en desestabilizarlo emocionalmente?.

Días atrás lo falseaban, se sabía ninguneado.


domingo, 15 de noviembre de 2015

Prhonesis Y Lo Patente

Ahora debía sortear esa gran parte de inescrupulosidad con la que intentabas pretenderme. No tenía nada que ver, con mi sistema de premisas aporéticas y desdichadas de la vida incólume. 

Pero había que hacerlo. Ni sabía del odio religioso que me profesabas.
Y caía en la trampa. Existían vínculos en la era espacial, que lamentaban de tu ignorancia.

Yo entonces no iba a generar con mi inteligencia apreciaciones nobles para encauzarte a la deidad superlativa y que no sucumbe, ante una idea capitalista de generar intereses de clase.

Lo sé. Por fuera era todo bello y no me cabía que dijeras que no te ayudaba.

La historia se sincronizaba a mi encuentro y no me seducía que diagnosticaras cosas de otros tiempos, ejemplificando razones mal decodificadas. Había que hacerlo. Palabra, honor y rectitud.










jueves, 12 de noviembre de 2015

El Lugar Del Bien, Raw Food.

El color negro no me apetecía. Luego de la seguridad había que regenerar gran parte del tejido celular desintegrado por yerros previstos para apaciguar el océano. Y yo, creyendo de la honestidad y rectitud con los fines especificados de la templanza.

Ahora no podía desplegar la sensación de verdad que a veces ocultaba una filosofía de vida, que aparecía y desaparecía.


Ya se que no. La lucidez demostraba austeridad para no tener que mentirte y escribir que frecuentabas mis sueños. 


No había humo de la negritud. Envuelta en acoso de ideologías que emancipaban a ciencia escondida, perfecciones de un destino subalterno.








miércoles, 11 de noviembre de 2015

El Éxtasis Para La Solemnidad

Nuevamente la producción del resentimiento. Odiabas sinceramente cuando te hablaba de bohemia y que sabías poco de mí para criticarme correctamente. Decías lo que te decían que tenías que decir. Y por ello, nunca comprendías del todo la realidad fáctica que se nos imponía.

No quería bloquearte, no lo merecías. Pero jamás estuve tan infeliz con semejante apreciación incorrecta de lo qué algunos llaman: derechos personalísimos, denigrados en cualquier parte del planeta. Eso no tenía ni valor intrínseco.

Entonces el resentido salía a flote. Tanta solemnidad utilizada para negar que verdaderamente desconocías los parámetros legales de decisión ante la infidelidad de un Dios inauténtico.

Yo sin éxtasis igual te amaba.

martes, 10 de noviembre de 2015

El Optimismo De La Terapia Intensiva, (about a girl)

Justo cuando levanté tu idea de imponer un país libre y sin dependencias obsecuentes, me dí cuenta qué sólo me adulabas. Te enseñaron eso. Adularme. Por necesidad de clase y tal vez, para despojarte de lo que el corazón te indicara.

Tenía mucho miedo también. Miedo con eso de que la economía con estas ideas no funcione de manera copiosa. Para mí, me habían infiltrado lo necesario. Y vericuetos legales para justificarse, les sobraban.

¿Qué mal entonces no, la consideración de mí inteligencia?. Siempre razonaba imperfecciones de los malos augurios y no te quería seducir 
por motivos abstractos. Acaso los contextos sociales que emergen de la histeria nunca me convencieron.

Aunque yo estaba ahí. Previendo la recuperación de la guerra. Diluyendo el tiempo para no envidiarte en tu supuesta frialdad de acontecimientos.
Anoche vi pájaros. Lo sé. Nunca ser.

jueves, 5 de noviembre de 2015

La Droga Del Buda (acerca de dios, el budhhismo y la sophia)

Y me arremetías otra vez, con eso de que me cabía qué era el cielo y que hacía los designios de un abstracto todopoderoso. No me interesaba. Podía sincronizar conmigo mismo el infinito inexistente y al amor bienaventurado de las latitudes lejanas. Per se, aquello que me informaba la mente.

Ninguna entonces de las consideraciones berretas sobre la plausibilidad de la carne iban a desentrañar mi dolor por el bosque.

Es como sí tuviera gran parte de mí ser tapado y nunca comprendiera que hice mal en está vida. (Ebullición de gases lacrimógenos).

Amaba en mi carencia de afecto a quién guiaba y cultivaba mi sentido del mundo. Pero nunca antes, menos aún cuando despotricabas tercamente y obvio, peyorativamente, qué me cabía que era el cielo, sentí la exterioridad de la ignorancia de los muertos.

Era un sueño. Pero no quería venir de nuevo a esclarecerte las frivolidades que cometiste con tal de afianzarte en sistemas de vida que no tenían verdaderamente intenciones de desentrañar los tabúes, que no nos hacían bien.

Sin droga no podía quererte. Tus cualidades no eran particularmente las mías.

El Subterfugio De La Parte

Otras tantas cosas que acusaste sobre mi persona eran ciertas, más que ciertas.

Aunque no iba a detenerme en esas suspicacias del momento y hacerte quedar mal parado con el resto de tus decisiones violentas. Había cine y libros para demostrarte de que algunas reflexiones consideradas, venían a cuento de querer y hacerte observar, varias de las dilucidaciones de tu historia.

Acusarme abruptamente por prejuicios o malas investigaciones era lo correcto. Lo correcto en un ambiente desplegado, incluso adrede, que ignoraba la verdad de las partes. Y en esa verdad, se sacaba tajada importante con tal de ocultar sabiamente ideas dominantes de sumisión y falsos conceptos. De mí no quedaba nada. Absolutamente casi nada de mí.

Yo ya había derrapado para esos fines, la estrategia de amarte cómo nunca nadie lo había hecho.

Preferí aceptar tus acusaciones y ampliarlas. (Que el mundo sea bello ya no interesaba a los fines de la incredulidad demostrada).

Nací. Nací del anticristo y eso me llena.






La Apreciación Del Juez

Era obvio que luego de impactar ambientalmente sin el sustento legítimo, perdiera las ganas de amarte.

Dejé de estudiar para colmo las apreciaciones que me invocaste con tal de que te esgrimiera una conceptualización factible para la idea de tu clase.

No sabía que realmente sólo te enamorabas por dinero. Eso me entristecía, al saber de tu historia apodíctica y extraordinaria. Yo no iba a quererte entonces, cuando me convenía enseñarte cualquier elemento función del sistema.

Era por tus motivos, una arenga para enamorarme y no olvidarme jamás de tus ideas improcedentes y desangustiadas. Una prole que nunca quiso saber del relámpago oculto de nuestra ciencia.

Yo, sin la idea de cuidar la naturaleza, no existía. E incluso, no quería admitir una vida tergiversada por un lecho de amor que olvidaba en su lujuria, el amor verdadero por Dios.

Acaso nunca empezamos por esos vaivenes y te cabía que eras el cielo

jueves, 29 de octubre de 2015

Perdón, Volví Sin Ciencia

La tempestad dentro mi reflexión estaba por venirse pero no quería generarle autismo al que me conocía de verdad.

Entonces tenía que negar la apreciación de una invención sin llegada en la naturaleza. Como si no tuviera imaginación, mi cuerpo laudado en honores por batallas demostrativas de amor caliente y frío de respuesta.


Había usufructo por doquier, con esa idea desconsiderada de generar tempestades cuando dios no estaba pensando justamente.


Yo vivía.  Le decía estética y política a  lo que no sabía.

Había alguna cosa que me intrigaba, de los designios de esa persona que se suponía generaba e imponía sincronización en el resto de sus dilucidaciones.

Tempestad había en la cresta de su ola.





lunes, 26 de octubre de 2015

No, La Admisión De Los Sponsors

Tuve que hacerlo. Desde que logré superar el estado de soledad impuesto por hordas de complicidades otorgadas por generales acéfalos, no iba a dudar en expresar la verdad de la necesidad en mí economía.

Debido a ciertas implicancias del pasado (no hablo de ideología) una y otra vez tenía que soportar el embate de aparatos de inteligencia dispuestos a engrosarme en sus listas de estigmatizados.


Había que verlos, con toda la impunidad solapada entre sus dientes. Diciendo que los soberbios no necesitaban comer vidrio y que aceptar gratuidades en el juego de la carne no correspondía.


Tuve que hacerlo. Un halo de investigaciones perversas se desataban sobre mi camino. Decían que no mentir, era el ofrecimiento de prueba.


El marketing ya estaba en plena dilucidación.

domingo, 25 de octubre de 2015

Ahimsa And Shamdeo

Te hiciste la fama de mentiroso y eso me alcanzó para desprestigiarte entonces en tus designios de voluntades.

Mentira tu amor iconoclasta y pasajero. Donde te venía bien, la idea de significarte conmigo y decirle al resto que eras mi amante. Mentira. Adulación imberbe, propia de la idiosincrasia que nos maneja  el destino.


Pero aún así, frente a estas consideraciones fructíferas de negarte al amor sabiendo de los vaivenes que a veces debamos soportar, se te harían a un lado, justo cuando pongas real naturaleza de quién te codiciaba en verdad. (Con el nombre de Dios).


Yo no quería decirte de la necesidad de agallas para soñar el final de un mundo cruento y de por sí, violento e institucionalizado. Shamdeo era insolente, desde ya.


Pero nunca mentiría a tu corazón ingenuo y desclasificado. Era el momento en que elijas.

Ahimsa tú. Ahimsa.

martes, 20 de octubre de 2015

Tenía Serie De Oxitocina Y La Dejé

Dos tubérculos esparcidos en la ciénaga demostrando el afecto inalterable de la sabiduría conmigo. Y yo mudo. Diciéndole al infierno que me quite de la dilucidación al amor de mi vida.

No tenía porque verte, luego de lo tan errado que estuviste en apreciar los sinsabores de mí corazón y que hicieron que opinarás sin fundamento de la razón de mis acciones. 


Había un par de funciones del sistema de acaparación de pájaros que no me ocasionaban ni placer ni dolor. Eso no estaba bien para chicas con cero apariencia de frivolidad permanente.


Yo sí. Yo sí lloré por resucitarte.

lunes, 19 de octubre de 2015

Desconfianza Del Amante Incrédulo

Luego de la última vez de vernos no quedamos favorecidos. Mi idea de amarte claudicó, agobiada por intereses de otros que sumaron a tu desconfianza sensible. Nunca ibas a comprender el desafortunio de vivir infiltrado por quienes no querían que fueras libre.

Ideología del versículo ajeno para decirte que que me sobraba amor, para seducirte en lo que quisieras.


Era tanta la desconfianza, que generabas temblores en el motor de mi arena.


Salía disparado pensando que el reino de los cielos existía y de alguna manera, creía en tus desacuerdos previstos.


Otrora reía de los incrédulos y alardeaba de la ignorancia que me inducía a tus aporéticos furcios. Nada fue distinto. En vez de arriesgarte a tomar la decisión de una nueva vida preferiste la perversidad del sistema abstracto. Yo te quise mía.

sábado, 17 de octubre de 2015

Sobriedad Del Naturalista

Desaire de benevolencia tuvo el naturalista cuando no quisieron elevarlo verdaderamente a la cúspide. Daba igual. Miles de crímenes no resueltos de manera oportuna y ellos continuaban considerando que tenían una altísima justicia.

Yo quería verlos. Nunca un juicio estuvo tan lleno de arbitrariedades e ilegalidades ocultas. Había que batallar.


Dios me tenga en su alma.

martes, 13 de octubre de 2015

La Confesión Del Hijo

Honoré

Estaba caliente. No pude elucubrar lo que antiguamente era una obviedad y eso me ponía en retaguardia de inspiración. No tenía don de nada. Y ello, languidecía mis posibilidades de pretender el amor de mi vida potencial y aparte, tenía complejo de inferioridad numérica. 

Honoré era mi lujuria olvidada y posible. Yo no llegué a nacer de conciencia para verlo reinar y luchar contra el oprobio de los postulados serviles. 

Obviamente esta idea no era metafísica ni tampoco se zanjaba en la suma racionalidad de mis pretensiones. Pero estaba cerca. 

Calentaba la entrepierna y decía que no sabía de la gracia de Dios.
¿Qué le iban a sugerir?. Yo era su entretiempo díscolo y antiplanetario.
Honor al cambio de los trogloditas.


lunes, 12 de octubre de 2015

Los Machos Que Rabian De Amor

Yo lo sabía. El comandante se había engañado solo. No teníamos ni siquiera segundos para hacerle saber de la ignorancia de sus actos. Su amor, su terrible amor estaba infiltrado por pequeñas mujerzuelas que denotaban el vértigo de inspirarse en una clase sin supuesto destino.

Yo no iba a ser el único entonces, despreciado por ese juego de dominación y perversidad para determinados fines de negociación.


Ellos sí. Se amaban y querían decirse entre gestos y complicidades que sabían más. Sabían más de revoluciones, de traiciones y de dios.


Qué cosa calma. Sabían más. No iba a deleitarnos ni enjuiciarlos por motivos abstractos que denote oscurantismo de amor pos-oculto.


Comandante de las supersticiones.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Tablas, De La Alcantarilla

A la hora de reírse el insomne no tenía problema. Atormentaba su peso corporal y le esgrimía al gremio lo que sabía de los foráneos. Decían que se acercaba su muerte. Una muerte dulce y equilibrada. 

Yo no quise lastimarlo, ellos lo saben. Era el colmo, al concepto de Dios con mis fórmulas químicas y proclives a la desazón de la virgen. Quería amarlo. Era tal mi ignorancia que no me importaba saber menos que el resto y usufructuar su inocencia de aura no dicha.


Había que verlo. Débil en su frente.

domingo, 4 de octubre de 2015

Triangulación Oculta

Se sabían ignorantes pero no se decían nada. Y eso entonces, no significaba la verosimilitud en el derecho ni las cosas bellas de la vida. Había que amarse verdaderamente. 

Yo no tenía ese candor, sinceramente. Pero tenia que seguir descubriendo las instancias previas de aquel gran impostor en está historia de camuflage.


No ganaba nada con la verdad de amarte y no tenerte en cuerpo. Pero así me hizo Dios. Sano, pero desconociendo de los ardides estructurales de tu sistema aural.


Ahora te endiosaba. Pero nunca supe estar, a esa altura de las circunstancias.



sábado, 3 de octubre de 2015

Suicide Bomb, Los Escandinavos

Es que jamás voy alcanzar el timing que te prometí. Las motivaciones son en este modo, tremendamente escasas y no puedo olvidarme que lograste fallarme en la situación más creíble que tenía hacia vos. 

Ya no importa. Iba a caracterizarte cómo el ser más funesto y negativo de mi karma, pero no quise.


Había dinero para qué te encontraras con el lomo de tu pueblo y que observaras, quién adulaba con la intención de denunciarte. Era fácil. Lujuria por doquier. 


(Pero no puedo alcanzar el timing que te prometí. Es necesario mitigarse aunque sea con los errores del pasado y decir quién fue el inconsciente e ingenuo  de esta historia).


Mantengo esa soberbia todavía de defender los derechos de esas creencias, re-significadas hoy, del Dios Resucitado y falsamente descubierto.


Yo no voy para que mentirte, decididamente a la carne cómo la lengua a mi mente. Esa tesis podría dejarme sin rédito de credibilidad e incluso malgastar mis pulsiones de amor en hechos aporéticos y acabarme ya.



jueves, 1 de octubre de 2015

PosIslam

Decodificado. Recordaba esos instantes donde desmerecía a mis padres por haberme colocado el nombre que en definitiva me haría existir, incólume frente a esta cotidianidad deshonesta. No era gratificante entonces decirte que te amaba y que igual, no lograrías desembarazarte de tu vida anacrónica.

Dios estaba en mi mente, virgen. Casi quebrado en el antojo de miserabilidad de algunos poseedores de su Numerus clausus. Y había que vérselas con el don de los religiosos. 


Prontamente, negaban ese explayarse del amor finito. 



martes, 29 de septiembre de 2015

Una Cosa, Teoría De Dios.

Morbo. Dicen que los gays no son aceptados en la concupiscencia de los cielos. 

Y seguro les generó remordimiento a quienes debían decidir las interpretaciones correctas. (Había ideas de drogas y vicios no fundados). 

Porque no tenía otra significación, entonces la cosa de ser otra cosa, amable, duradera. Pero yo te vi mal, sonriente. Cómo desconfiando de los datos y queriendo desclasificar lo que no te indujera a la muerte.

No pudiste amarte de verdad y esa es la lástima de mi mundo.

lunes, 28 de septiembre de 2015

EL Cosmos Desfigurado Del Señor

Tenía abstinencia. Tuve que aprenderlo observando algunas modificaciones de mis afectos más íntimos. Rarísimo. No lograba enamorarme sin mentirme a mí mismo. Y pasaban los tiempos y yo seguía ahí, haciendo distinciones entre la conveniencia y la necesidad.

Pero no me importaba que nunca entendieras que la abstinencia la imponía la vida, cuando decidíamos guerrear porque sí y sin motivos aparentes. Para ello, tuve que imaginar y decidir lo contrario a las indicaciones de los esclavos. Faltaba amor. Enaltecerte y guardarte del Señor era lo que más me secreteaba el ángel caído.


Había manteca. Yo no lo sabía.


viernes, 25 de septiembre de 2015

Estanislao, El Mentiroso

Había ontología oscura cuando venías al pecado sabiendo del desastre de tu mente. Pero no iba a negarte que me atraías sólo de manera artificial y a los fines de encauzar ficciones del alma acomplejada. 

Y sabía que adulabas al Diablo. Me lo dijeron antes de despertarme y caer en este cielo quejumbroso de perejiles. No había palabras estéticas cuando detonabas el clasismo prejuicioso de los que querían reinar en pura frivolidad.


Adán era amigo tuyo. Tanta mentira deconstruida que agonizaba mi vida.

No te vi más y eso me bastaba para endulzarme el futuro.

Acaso amarte (por sí) era mi creencia oculta y sin destino.





miércoles, 23 de septiembre de 2015

El Funeral De Strawson

Ya era tarde para deliberar lo correcto de la psiquis. Por el momento Strawson se seco en la hidalguía de sus vértebras. Ni un indicio de desaparición forzada y ellos investigaban porque Dios se había frecuentado con jovencitas vírgenes muy deshabitadas del sueño.

No usaban la analítica ni tampoco la intuición superlativa del a priori para ponderar errores previstos por la máquina.


Para entonces el mal de la carne ya estaba hecho.

Strawson grandilocuente soportó el embate.

domingo, 20 de septiembre de 2015

Opio, Cultura Baja

Opio. Quería pero no podía multiplicar tamaña significación de lo bárbaro.
Yo te quise bajo la forma de lo clásico. Y era incierto para colmo que descubrieras amarte. Te dí la idea de la transmisión.

No alcanzó.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Not Have A Pot To Piss

No tenía ni donde caerse muerto y se hacía el pizpireta. Cuestionaba cualquier cosa que oliera a idea desconocida o qué, no fuera de su posible comprensión. 

Además tenía grandes desconfianzas a que lo espiaran. Espiar pero no en el sentido de infiltrarlo y considerarle los modos intersticios de navegar en contraposición al verbo del deleite. Sus estructuras ontológicas no eran potables entonces de soportar semejante argumento. 


Tuvo una crianza llena de complejos y virtudes. Su familia no podría enfrentar semejante calamidad ante las adversidades venideras. Temía por Dios. Temía profundamente ser descubierto por sus conceptualizaciones y prácticas erradas.


(El presidente estaba totalmente encriptado). Tenía yugo materialista de los déspotas. Aunque era confiable. Confiable y perseverante. El voyeurismo de los intervienientes era lo más explícito a lo que intentaban con religiones ocultas.


Nunca debía olvidarse de los ninguneados. Ni de los ricos ni de la clase pobre. Y nunca debía olvidarse de su detentada amnesia. Memoria gravitacional que escondía la grave pérdida de sus mañas. Ni un punto de amor por el diablo.



jueves, 17 de septiembre de 2015

Tema De La Sapiencia Escondida

Ahora era el momento de negar todo lo que dijimos del crucificado. Qué importaba esas historias de amores en celos y psicodelia postergada. Había más. Sí usufructuaban información confidencial y tenían la ciencia de los números a su gusto, era evidente que sabían del destino del armageddon (strictu sensu).

Pero yo no te iba a decir que nos mentían adrede contando de otros planetas inexistentes y que languidecían ante el espectro inconfundible. 


Ahora in situ, era ficticio que enamorabas a mujeres bellas y de corazones muertos. La sabiduría aprendida no nos conduciría, de pliegos abiertos, hasta seres nunca previstos por nuestros sistemas encriptados de amor y dolor. 


Escondían lo que dijimos del crucificado. Pero no iban a perderse una región por ideas inventadas de ufólogos sin autoridad ni clase.


Yo sí, que iba a seguir negando.

martes, 15 de septiembre de 2015

Ecosistema, Opresión. Calamidad De Ser

Estaba fingiendo. Pero no había simulación del amor. En esas situaciones de decisión, o me dejaba oprimir, o terminaba siendo el gran opresor de las culpabilidades del resto. Y los designios al claro de la naturaleza, no tenían recursos de libertad y felicidad por el guru del encantamiento.

Había desidia entonces en la opresión sistemática y alienada de los tercermundistas. No quería fingir. 


Tanta dilucidación de la historia sobre el verbo de la carne y yo debía seguir soportando la angustia de una opresión carcomida y apaciguada por el sexo. Acaso si pudiera liberaría mis instintos.


Madrugué la verdad de la plebe y soñaba con un ecosistema parecido al ideado por Dios.


Tuve que fugar. 



viernes, 11 de septiembre de 2015

El Partenaire ll

Se me produjeron unos celos tremendos. La amaba tanto que no podía ocultarlo. Desconfiaba. Desconfiaba de lo que me decían porque estaban casi todos manipulados y sino, habían dejado huella de soberbia y falsedad.

Y eso no representaba ni la mitad del pánico que me generaba morir por cualquier motivo inconducente de ésta sociedad abolicionista. 


Pero eran los celos lo que me preocupaba en este amor. Un amor atado a los deseos del abracadabra y los silogismos del bosque.


Pero tenía que ser tu partenaire. Tú amante indiscreto y oculto.

Había malicia en tu histeria y yo no era así. 

Al tercer día resucité de entre los muertos.

jueves, 10 de septiembre de 2015

Backward bending supply of labour

Entre tanto karma explotado por las consideraciones del régimen, también debía ofrecerte la verdad.

No eras Dios. Entiéndase. Y sinceramente no tenía gran importancia que lo sepas ya qué nada cambiaría. Tu ego demostraría su sabiduría y lucharías con las mismas imperfecciones con las que Dios te asemejo a su creación.


Pero eras insoportable cada vez que continuabas sincronizando ideas conceptuales que ni siquiera comprendías del modo correcto.


¿ Eso te hacía creer entonces que en cierta forma, el espíritu fidedigno te atrapa y de la nada te convertías en Dios?. ¿Esa era entonces la suposición?.


Yo te pensaba humano. Te quería tanto que no fui egoísta en considerarte en esta tierra proclive y sin obstáculos. Aunque estuve cruel, al no enseñarte a vivir dentro de las entrañas de los océanos y que legitimaras otras apreciaciones de tu interioridad manifiesta. 


Tu karma era insolente.





domingo, 6 de septiembre de 2015

Despeinada

Despeinada a velocidad de la luz. Y era orgasmo del vietnamita cuando pensabas en mí y arrodillabas el cielo ante la lluvia de los sinceros.

Despeinada y dumping de los mohicanos. Histeria triste y sin ganas de comunicarla.


Linda la madre de mis ojos hipnóticos. Te quería dulce y sin esos papiros mentirosos.


Despeinada. A verse visto.

sábado, 5 de septiembre de 2015

La Pelirroja Que Odiaba Al General

Era una excepción. Al cabo de unos años entendí que la gran masa social a la cuál yo pertenecía, iba en retroceso cuando ponderaba la realidad de sus potenciales sueños y, no quería esgrimir una verdad pederasta y soberanamente incorregible.

Tenía varios problemas. Había indicios que la pelirroja semi virgen odiaba al general y mis adherencias intelectuales estaban muy apegadas a él.

No era poca cosa entonces para juzgarme.

Usualmente, las masas sociales mueven inimaginables pretensiones de clase y difícilmente puedan obviar tamaña reseña a esas prácticas de fantasear, a qué ideología se me pertenecía.


La siguiente consideración versaba a propósito de la significación. Qué era autista y los prolegómenos de esa idea científica aplicada a los perjuicios sobre creencias de Dios, costaba mucho. Y para atraerla, e infiltrarse dentro de su corazón ingenuo y dolido de historia permisiva, era poco para enamorarla.


Odiaba al general bendecido por la iglesia. Pero la pelirroja me generaba mucho de amor en cosas bellas y no aprensibles.


No dudé. Le ofrecí el mar y que se animé amarme en otras tierras.




miércoles, 2 de septiembre de 2015

Espía, Del Amante

Faltaba poco. Eso me contentaba para experimentar la profecía soñada y admirarme si se quiere, por ser tan metafísica y violenta. Tal cuestión a los fines de mis pensamientos, no subvertían la carne y para los círculos donde se desempeñaba mi mente, algo de mí deseo más íntimo se dejaba traslucir cuando (para) los informantes, se negaban sus fuentes.

Tuve que dejarlo entonces al maldito, al menos en idea y corporalmente hablando. 

Me espiaban por todos lados y aunque no fueran eficaces sus dardos gramaticales, no lograba desentrañar el verdadero interés del amante.

Y faltaba poco. La necesidad de elucubrar el juego no me bastaba y las venas de mi amor pasional se me avecinaban.

Decían espía, pero era intruso el amante del corazón de Dios.

martes, 1 de septiembre de 2015

Estrechez, Vínculo Y Afecto

Tenías envidia entonces cuando me adulabas para hacerme enriquecer y luego demostrar que era a costa de los ilícitos que se supone cometíamos.

Vínculo de amor sincero, con los que no comulgaban con tus ideas en verdad no lo tenías. Y era cierto que a rajatabla de las intromisiones que observabas en los iracundos, eran a producto de los que continuaron ciegos en tanto no querían (o no podían) desmitificar al poder.


Yo dolido en la coyuntura histórica, negaba quererte. Aunque nunca iba a complotar para vencerte y fraguar mentiras de corazones que tanto lastiman, al más íntimo de mis seres.


Pero no comprendías. Cegado de oscuridad te enredabas en los improperios del artificio. 


Vivir y placer me endilgabas.



jueves, 27 de agosto de 2015

La Indumentaria, sin la altura de las circunstancias

Tenía que sortear el momento del funeral y no sentía escalofríos en echarle la culpa al resto. Hicieron lo suficiente cómo para desestabilizarme emocionalmente y adrede se generó confusión a dictaduras ocultas.

No importaba entonces para ellos el bien o el mal porque ni sabían de su diferencia, excepto cuando se liquidaba a alguien de gran envergadura.


Ahora sin el dinero necesario lamentaba de no estar a la altura de las circunstancias. Eso me desposeía del silencio y me alteraba de la inspiración fidedigna.


Por lo pronto, no tenía aura verdadero para persuadirte y que creas en mi imagen sin capital. Luchar era convincente sin la necesariedad de amar.

miércoles, 26 de agosto de 2015

Kumbia Marxiana

Individuos salvajes que en uso de sus arbitrariedades cercenan la posibilidad del amor, no sirven para conducirse en pliegos participativos del tercer mundo. 

Y fustigarlos,  en nombre de criterios axiológicos que sólo demuestran lo que hay que ver en razón de futuras rebeliones indemnes, me inclina a venderme a destajo.  Aunque por obra y gracia de los insolentes yo ya estuve en ese cuerpo, loable, descubriendo sus deseos cerebrales.


Pero no lograba generar astucia para desmitificarlos y afianzar las inteligencias qué por honestidad, plantearían la verdad sin construcción potenciativa.


Yo le iba. De una lo amaba. Pero me perdía en la dudas que imponía la cosmovisión de los codiciosos. Al final, de marxiana sólo poseía sus ojeras.

domingo, 23 de agosto de 2015

El Jefe

Una tempestad. Mandaba a los incapaces y a los que trillaban la falta de honestidad ante dios. Fervorosos de las clases bajas que pretendían algo más que el vil comercio de los engordados para el sistema.

Tanto frío de la coyuntura los calentaba. Y era eso. Succionar los preceptos del jefe y oponerlo a terceros. Al cabo de la explicación ya no le interesaba nada. 


Estadio simplificado y la denuncia abstracta.


Amor. Amor al jefe Acomodado.

El Príncipe De Los Ignorantes

Mi querido príncipe de los ignorantes, yo te amaba. Te amaba tanto que confundía mi mente con supersticiones del más allá. Te necesitaba y te amaba.

Era una consideración sin tapujos. Me observaba y quería amarte. Y era eso lo qué contradecía la ignorancia de mi cuerpo sin ser. Eras mi príncipe. Un príncipe soñado en cualquier parte del universo y no podía premeditarmelo. Mi dios. Una filosofía de mi mente. Escondido y oculto en la parte más oscura de mi existencia. Mi querido príncipe. Te amaría entonces de saberte.

Lawyer

Ese era yo, joven bella que no sabías ni la mitad de lo que podía apreciar Dios, en sus pensamientos. Y eras inútil, cuando se te antojaba no quererme por capricho de tus implicancias sediciosas del sistema.

¿Pero qué?, Tenías un concierto de leyes jurídicas sin tocar y no te zozobraba ni el alma, cuando te seducían en mi nombre y lo callabas.

Lawyer. Aunque nunca sepas que te adularon por mostrar tus principios.

La Restauración Del Sistema

Vivir y dejar vivir.

El Adrede de la felicidad, Funkie and Fiesta

Cuánticamente no me parecías bien parecido. Aunque el modo en qué resolvías las apreciaciones encontradas cuando los republicanos bardeaban tu sistema, me generaban ganas de amarte. 

Era un contralor de mi deseo, antiguo de cederte.

Pero no quise decirte que la fealdad del mundo es extintiva de mi consideración y que nunca seremos libres cómo la ciencia lo piensa.

¿Es adrede ser felices en este parque?. Yo lo quise así. Y era sarcástico el pendejo que quería amarme.